Te gusta!
Siguenos!
Blog!

Cero Desperdicio. ¿Qué es y por dónde empezar?

basura cero

Cero desperdicio, ya algunos de ustedes lo han escuchado y para otros es un término totalmente desconocido.  El movimiento de cero desperdicio es básicamente la separación de residuos reciclables de los que no lo son y que puedan ser desechados de manera diferenciada.

Pero más allá existen otras formas de como de reducir la producción de residuos, y revalorizar la mayor cantidad posible de materiales, así como promover la fabricación de producto de larga vida útil contribuyendo a la descontaminación del ambiente

Intentar llegar a cero desperdicios en tu vida diaria es el desafío elegido y planteado por miles de personas y familias en los últimos años. En general, el objetivo de desperdicio cero en el hogar es a menudo un punto de partida para descubrir otras prácticas ecológicas, o un primer paso antes de más acciones colectivas.

¿Por dónde empezar?

Listo, pero algunos de ustedes se preguntarán; ¿por dónde empezar?

La pregunta surge a menudo. De una persona a otra, la misma acción puede parecer más o menos fácil. No hay orden ni lógica que respetar, excepto seguir tu deseo de alimentar tu motivación. Como familia, decidir juntos los primeros pasos a seguir puede hacer que sea más fácil para todos unirse.

Aquí hay tres acciones clave para ayudarte con un fuerte impacto en la reducción de desperdicios:

    1- Identifica tus hábitos de consumo que puedes mejorar.

    La forma de identificar tus hábitos es muy sencilla y la mejor forma de ver el resultado de nuestros hábitos de consumo es de dar un vistazo a nuestro contenedor de basura y contenedor de reciclaje. Identifica lo que pones en ella. Pregúntate cual es tu mayor basura visual

    Ahora, la forma más sencilla de ver el resultado "cuantificable" de tus hábitos de consumo es abrir la basura y ver qué pones en ella. La pregunta es: ¿cuál es tu mayor basura "visual" (es decir, ¿qué se puede identificar a simple vista en el contenedor de basura y en el contenedor de reciclaje)? ¿plástico? ¿Los tejidos? ¿Las toallas de papel? ¿Vasos de café desechables? Estos son grandes clásicos, pero tómate el tiempo para analizar el tuyo. Más allá del desperdicio visual, hay otros hábitos de consumo de los que podría deshacerse por el bien de nuestro planeta.

      2- Establecer prioridades.

      ¿Cuál de los hábitos que enumero en el Paso 1 es más probable que cambies? Si comienzas por atacar lo "peor" de tus hábitos, puede ser no solo deprimente, sino muy alentador. Si, por el contrario, haces cosas simples y avanzas lentamente hacia desafíos mayores, será mucho más estimulante.

      Reemplazar objetos desechables con alternativas ecológicas es un gran comienzo y generalmente requiere poco esfuerzo. Por ejemplo, reemplazar un cepillo de dientes desechable con un cepillo de bambú biodegradable es un primer paso fácil, considerando que el único esfuerzo fue dejar de comprar uno para reemplazarlo con el otro.

      Aquí hay algunos ejemplos de artículos desechables fácilmente reemplazables (puedes encontrar todas estas alternativas ecológicas en www.Be-Slow.com):

      - Cepillo de dientes de Bambú.

      - Toallitas desmaquillantes

      - Pitillos de acero inoxidable.

      - Bolsas reutilizables para mercar.

      - Bolsas al granel.

        3- Hacer evaluaciones con frecuencia.

        No tengas miedo de revisar tus metas y modificarlas si ya no están adaptadas a tu horario, a tus límites y tal vez incluso a tu presupuesto. Si has realizado resoluciones demasiado exigentes y no puedes mantenerte al día, ¡muévelas a tu lista de prioridades! Continúa con las acciones que logres implementar hasta que estés list@ para pasar a otra etapa.

        ¡Ten cuidado, sin embargo, de observar tus hábitos o acciones que has logrado mejorar! No hay victorias pequeñas o grandes. Incluso cuando todavía hay mucho trabajo por hacer, los primeros pasos siguen siendo los más importantes.

        Y si necesitas ayuda o palabras de aliento, ¡no dudes en enviarnos un mensaje a @beslowboutique por medio de nuestras redes sociales en Instagram y facebook.

        En un mundo donde el consumo rima con demasiada frecuencia, es nuestro deber y, especialmente, nuestro interés, cambiar ciertos hábitos, al integrar una forma de vida sostenible.


          1 comentario

          • Hola esta excelente este articulo !

            Enrique

          Dejar un comentario